Cada año, en primavera, cuando ya llegan los últimos meses para cerrar formaciones, grupos y círculos, dentro de mí comienza un proceso de renovación y alquimia. En esta época, cada año reviso qué hago, cómo lo hago, qué quiero dejar de hacer, qué quiero empezar de nuevo, qué quiero redefinir,… A través de mi proyecto “Dins Teu” empieza una ruta de interioridad para observar, acoger, reconocer, dejar ir, redefinir, … y nuevos laberintos aparecen por recorrer, crecer, compartir y expandirme,… y viejos caminos se cierran llenos de agradecimiento y amor.

Días de silencio, escucha, creatividad, y muuuuuucha introspección a todos los niveles! Una energía más propia del otoño, pero que en mí nace en plena primavera.

Este año he descubierto que mi proyecto es un “Proyecto Cíclico”, un proyecto que me conecta a la vida y a la muerte constantemente, un proyecto que va madurando, fluyendo y tomando forma con mi propio camino de vida. Un proyecto en el que tengo la suerte de caminar con muchas personas que, como yo, buscan reconocerse y amarse mientras transitan caminos de interioridad.

“Dins Teu”, un viaje fascinante que ya hace más de 7 años que comparto. Cada vez más ligera, pero delante un horizonte infinito que hace que me renueve constantemente por dentro y por fuera. Un proyecto que crece y se expande en espiral, como la conciencia y la vida.

¿Tú también sientes esa necesidad de revisión, introspección y renovación en tu vida?