En septiembre pasado, después de formarme con Sophia Style, inicié un camino de facilitación nuevo, acompañar círculos de mujeres. Está siendo una experiencia maravillosa que crece y crece día a día. Van naciendo círculos y, con ellos, la esperanza de esta nueva manera de caminar y crecer juntas.

En los círculos el latido de la posibilidad, el amor y la vida resuenan profundo. En cada círculo sanamos, compartimos y aportamos una nueva energía llena de conexiones. Cuánta fuerza nace del encuentro, cuánta vida para esparcir desde dentro de cada una… Mi corazón no deja de abrirse y hacerse mayor, el agradecimiento y la estima nacen círculo a círculo, mil gracias a todas por Ser y Estar ??. Con cada encuentro sano mi interior y, poniendo luz en mí, reconozco y pongo luz a todo mi árbol familiar, para todos los que me preceden y por todos los que vendrán.

Es tanta la fuerza del círculo que ahora todas las formaciones que doy, si el espacio lo permite, las hago en círculo ?.

Os dejo con este poema que resuena en mi corazón:

Hay mujeres saltando a través de las estrellas
 
Hay mujeres saltando a través de las estrellasLas he visto
No danzan solas: brincan a la vez.
Hay mujeres saltando: los ojos llenos de llanto
el corazón latiendo
los labios mudos
los puños apretados.
Las he visto
Hay mujeres de barro y arcilla
a medio hacerse.
Mujeres recién paridas,
recién encontradas,
recién descubiertas.
Las he visto
Hay mujeres de agua y lluvia
floreciendo
en cualquier orilla,
junto a alguna esquina rota.
Mujeres auténticas,
capaces de saltar juntas,
de beberse de un trago el mañana.
Las he visto
Hay mujeres inevitablemente únicas
valientes
vivas.
Las he visto
Y allí estabas tú
saltando conmigo junto a ellas.
 
Autora: Carmen Magallón
 
 
Una abraçada, Roser