Gratitud, gratitud y gratitud es lo que siente mi corazón por el curso compartido de este año con tanta gente bonita, con ganas de crecer y reconocerse.

Con todos vosotros he aprendido, crecido, llorado, reído, querido, sentido, reflexionado,… a todos os llevo en el corazón. Cada paso que doy y comparto en el camino, sólo tiene sentido si vosotros estáis, mil gracias de todo corazón a todos y cada uno de vosotros.

Ahora, una vez cerrado este curso y engarzadas ya todas las formaciones y acompañamientos que empiezan en septiembre y octubre, si miro atrás, me siento feliz del proyecto “Dins Teu”, de todas las almas acariciadas en este camino y de toda la luz que se esparce a cada paso.

¡Muy buenas vacaciones a todos, nos reencontramos en septiembre!

Un abrazo de luz,

Roser