De nuevo la primavera florece y con ella esa energía de renacimiento y creatividad. El día se alarga y el sol empieza a acariciar con calor y sutileza. Los ciclos se repiten constantemente en la naturaleza y dentro de cada uno de nosotros. Escuchar los ritmos, las energías que acompañan cada estación, la vida que late en cada momento … Respirar profunda y conscientemente, permitir que el aire llegue a todo el cuerpo para después desprendernos  de él y volver…